Teléfonos: 985 56 47 60 · 608 07 21 07
Email: recepcion.ivallina@gmail.com

COLUMNA URGENTE SOBRE SALUD MENTAL INFANTIL Y JUVENIL

Salud Mental

Artículo lleno de claridad y contundencia. Ojalá comience a haber una divulgación adecuada sobre estos temas y programas de prevención e intervención por parte del estado basados en fundamentos del comportamiento humano.

José Errasti, Oviedo, 1964, es doctor en Psicología y profesor titular del Departamento de Psicología de la Universidad de Oviedo. En la actualidad dirige un proyecto sobre la prevención de comportamientos problemáticos en la adolescencia y colabora en la investigación del doctor Amigo sobre comportamientos generadores de obesidad infantil. Es autor del libro Introducción a la psicología de la personalidad y ha publicado numerosos artículos científicos en revistas nacionales e internacionales. Columnista habitual en medios nacionales sobre temas de cultura moderna, medios de comunicación y psicología, en estos momentos centra su actividad de divulgación y opinión en el Huffington Post y la revista Mongolia. Junto con Marino Pérez Álvarez acaba de publicar, Nadie nace en un cuerpo equivocado.

Inmaculada Vallina

«Mejor que preocuparnos, deberíamos ocuparnos de una vez por todas de este problema». – José Errasti. Publicado en Huffintongpost el 21/05/23

Ésta es una columna urgente, que desplaza a otra que quedará a medio escribir, tras la llegada de tristísimas noticias acerca de dos adolescentes fallecidas en Oviedo. Está escrita deprisa, y van ustedes a tardar en leerla poco menos de lo que he tardado yo en escribirla. No sigue un orden especial. Va directamente al grano.

Tenemos que tener claros los siguientes puntos:

  • Asistimos a un aumento preocupante de problemas de salud mental en menores, referidos a cuestiones como la ansiedad, la depresión, el consumo de psicofármacos, etc
  • Todos los fenómenos psíquicos son objeto de imitación social. Todos. El consumo de drogas, los peinados, la ansiedad, los problemas de alimentación, la ideología política, la autoimagen. También el suicidio.
  • Es por eso que los medios de comunicación tienen su parte de responsabilidad en este fenómeno. Sin embargo, en demasiadas ocasiones el sensacionalismo está provocando información irresponsable acerca del suicidio.
  • La OMS señala que una buena información sobre suicidio actúa como factor de protección sobre el problema, y una mala información actúa como factor de riesgo.
  • El suicidio como problema social es noticiable. El suicidio concreto de una persona concreta no debería serlo, salvo que nos refiramos a una persona de extraordinaria relevancia social.
  • Nunca se deben dar detalles acerca de los métodos empleados. No se deben difundir las notas de suicidio en caso de que las haya. Nunca se debe apuntar a factores precipitantes como si hubiera una relación causa-efecto inevitable entre éstos y el suicidio.
  • El suicidio en adolescentes tiene características peculiares. Jamás debe romantizarse.
  • Los temas relativos a la vida, la muerte, el sentido, el propósito, la existencia, incluso el no existir, aún no están integrados y asentados en toda su relevancia.
  • No entrevisten a sus amigos. No difundan sus fotos. No entrevisten a sus padres. No lo usen para llenar tiempo de tertulias a cargo de todólogos que ni conocen el problema general ni el caso particular.
  • Se puede hablar de conducta suicida en el adolescente con respeto y atención, sin por ello transmitir la menor sugerencia de que son héroes, mártires o víctimas que serán recordadas por su sacrificio. El adolescente no debe sentir que eso le convertirá en un foco de atención mediática.
  • Es necesario difundir por los medios de comunicación constantemente historias de resiliencia, de superación, de esperanza, sin escatimar, ahora sí, el tratamiento positivo de sus protagonistas.
  • Hace falta protocolos de actuación eficaces contra problemas como el bullying, también en aumento y agravado por el uso de nuevas tecnologías. Es necesario crear una conciencia social en donde los matones sean vistos como vemos a terroristas o a agresores sexuales.
  • Hace falta una investigación a fondo acerca de los contenidos de las redes sociales y sus efectos sobre la salud emocional de los adolescentes. En las redes sociales, consumidas 3, 4, 5, 8 horas al día, se está practicando el mayor experimento sobre salud mental juvenil de la Historia. Están sucediendo cosas muy preocupantes. El Estado, tan proclive a dedicar tiempo y dinero a chorradas, tiene que intervenir en este tema asesorado por profesionales de la psicología.

Ha sido una columna urgente, escrita sin pretensiones de abarcar todos los detalles o ser la última palabra. Mejor que preocuparnos, deberíamos ocuparnos de una vez por todas de este problema. El 024 es un teléfono de atención e información a personas que afrontan estos problemas. Funciona las 24 horas del día.

Fuente: https://www.huffingtonpost.es/opinion/columna-urgente-sobre-salud-mental-infantil-juvenil.html

 

Deja un comentario





Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar "Aceptar" consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en mas información plugin cookies

ACEPTAR