Teléfonos: 985 56 47 60 · 608 07 21 07
Email: recepcion.ivallina@gmail.com

Módulo 2 del Programa DESPIERTA. UN CORAZÓN ABIERTO A LA VIDA.

Aceptación

Hay una leyenda sobre Siddharttha Gautama que resuena profundamente con la situación social actual. En ella se cuenta que la primera parte de su vida la vivió en un palacio, aislado de todo contacto con la vulnerabilidad de la vida humana. Allí su existencia transcurría ajena a la enfermedad, la vejez y la muerte, inconsciente del dolor de la existencia.

Al realizar varias salidas del palacio y constatar la realidad del sufrimiento experimentó un profundo shock y reconsideró su vida entera. Ese despertar le hizo emprender el camino que lo haría ser recordado con el nombre de Buda, el Despierto.

Esta historia tiene muchos elementos comunes con la situación actual desencadenada por el coronavirus. Además de las enormes repercusiones sanitarias y socioeconómicas, se están produciendo inevitables reacciones individuales que tienen paralelismos con el shock emocional al que hace referencia la leyenda de la historia de Buda. Nuestra denominada «sociedad del bienestar» nos viene proporcionando una serie de condiciones que facilitan la evitación de las realidades naturales pero incómodas y desagradables de la existencia. Huímos de la vejez, creamos productos, cirugías y tratamientos anti-edad, huímos de la enfermedad, los progresos de la medicina han prolongado nuestra esperanza de vida y han ganado la lucha a muchas enfermedades….. Y huímos de la muerte. No pensamos mucho en ella, como si fuera algo muy lejano o que siempre les pasa a los demás. Nuestros abuelos aún nacían y morían en sus camas, en sus casas, y en sus casas se velaba a los muertos. Muchas mujeres fallecían en el parto, y muchos niños y jóvenes enfermaban y no llegaban a conocer la vida adulta. Era difícil escapar a esas realidades que rodeaban las vidas de todos. Además, la Historia nos recuerda la realidad de las guerras, las hambrunas, catástrofes naturales y pandemias que siempre han existido, que toda la humanidad ha padecido y que cada generación de seres humanos suele atravesar en algún momento de su vida.

Y ahora, ha llegado este virus que invade el planeta, que invade la realidad informativa a todas horas y que invade y trastoca nuestros hábitos sociales, limitando nuestra libertad. Este virus que se está quedando mucho tiempo y nos conecta con el miedo y con la rabia, la vulnerabilidad y la sensación de incertidumbre. Este virus, siguiendo la leyenda de Siddharta nos ha sacado del palacio.

En Psicología se habla de la #evitaciónexperiencial para hacer referencia al mecanismo que nos lleva a escapar de las sensaciones y vivencias internas desagradables. Es un concepto clínico muy importante que nos permite entender la mayor parte de los trastornos psicológicos y en las llamadas #terapiasdetercerageneración es un tema recurrente.

Escapar de lo que sentimos es inútil, tan inútil como escapar de la realidad que nos rodea.

Cuando recorremos el camino del #Mindfulness uno de los aspectos más curativos es aprender a acercarse a cualquier experiencia interna o externa con una actitud exploratoria, con curiosidad y aceptación. Por supuesto, esto es especialmente útil cuando aprendemos a hacerlo ante emociones internas difíciles como la rabia, el dolor, el miedo o la decepción. Aprendemos a abrazar con amabilidad todas nuestras partes doloridas o crispadas. Y observando, explorando y respirando, vamos poco a poco comprendiendo que es la #resistencia la que crea el sufrimiento.

Resistirse a lo que ya está sucediendo y no está en nuestras manos transformar, estar aquí y querer estar allí, situarnos con miedo o con anhelo en el futuro, o con nostalgia, rencor o culpa en el pasado, crea un estado de alerta permanente, de tensión innecesaria, una especie de guerra contra la realidad.

Estamos viviendo una pandemia. Podemos enredarnos en el odio a las actuaciones políticas, podemos buscar culpables con actitud suspicaz, juzgar y juzgar todo lo que ocurre, pero esto es lo que nos está tocando a los que vivimos este momento en el planeta. Este virus es un reto para los que pueden buscar soluciones sanitarias y sociales, y también es un gran reto individual, una oportunidad de ampliar nuestra visión y reconciliarnos con la realidad inevitable de las experiencias dolorosas.

Solucionar nuestro conflicto interno, disolver las resistencias a vivir lo que nos toca en este tiempo y tratar de extraer las enseñanzas que contiene.

Son enseñanzas milenarias, tan antiguas como la misma humanidad. La vida humana tiene una parte inevitable de dolor, todos enfermamos, envejecemos y morimos, las circunstancias y las personas no siempre son lo que esperamos, nos decepcionan y nos dañan.

Aceptar esta realidad nos reconcilia y nos despierta aunque nos duela.

Y a partir de ahí, sin esa innecesaria e inútil resistencia se abre el camino de salida. Cultivar la determinación para aceptar los inevitables cambios y dificultades de la vida, con una mente serena y un corazón pacífico. Abrirnos al presente dispuestos a aprender todo aquello que nos haga más humanos. Y vivir esa humanidad compartida en esta pandemia que ha derribado las fronteras.

Este tema envolverá la experiencia del próximo 31 de Octubre en el Programa DESPIERTA. Exploraremos en estado de Mindfulness los estados de resistencia que dificultan nuestra relación con lo que ocurre fuera y dentro de nosotros y los caminos de salida para disolverlos. Nos adentraremos en la respiración como camino seguro hacia el presente y abriremos la puerta que señala la entrada al corazón, a nuestra humanidad compartida entrando en el Mindfulness Relacional.

Inmaculada Vallina

Deja un comentario





Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar "Aceptar" consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en mas información plugin cookies

ACEPTAR